¿Cómo te gustaría morir?

Richard Smith lo tiene claro: de cáncer. Luis Buñuel, como nos relata Smith, también. Magnífico post en el blog del BMJ que traducimos para mejorar su difusión. Simplicidad voluntaria y objeción de conciencia a “cierta” atención sanitaria al final de la vida, una opción que casi nadie es capaz de ejercer hoy en día por el imperativo de la inhumana ley del rescate médico: “si hay alguna posibilidad, preocúpese, los médicos la aprovecharan”.

 

“Luis Buñuel, cineasta, surrealista, iconoclasta, moralista y revolucionario, pensaba mucho en la muerte. “A veces”, escribió en 1982, un año antes de morir a los 83 años, “creo que cuanto más rápido, mejor, como la muerte de mi amigo Max Aub, que murió de repente durante un juego de cartas. Pero la mayoría de las veces prefiero una muerte lenta, una que se espera, que me deja revisar mi vida para un último adiós “.

¿Cómo quieres morir? Usted también debe pensar en ello.

Buñuel fue claro acerca de cómo no quería morir. “No tengo miedo de la muerte. Tengo miedo de morir solo en una habitación de hotel, con mis maletas abiertas y un guión de rodaje en la mesa de noche. Debo saber qué dedos cerrarán mis ojos”.

“La muerte más horrible”, escribió, “es una que mantiene a raya los milagros de la medicina moderna, una muerte que nunca termina. En el nombre de Hipócrates, los médicos han inventado la forma más exquisita jamás conocida por el hombre de tortura: la supervivencia”.

Buñuel vio cómo murió Franco y sintió lástima por un hombre que odiaba. La muerte de Franco en 1975 sigue siendo el ejemplo más horrible, una muerte que sólo los médicos podían concebir. Los médicos trataron de compensar cada uno de los fallos orgánicos. Como estudiante de medicina, un año antes de mi graduación, también la observé con horror. Pienso en la muerte como un carpintero incompetente tratando de nivelar una mesa, aserrando algo de una pata, luego la otra, y finalmente terminando con la tabla en el suelo.

Buñuel murió de cáncer de páncreas en la Ciudad de México en 1983. Pasó su última semana discutiendo de teología con un hermano jesuita.

Su viejo amigo y colaborador, Jean-Claude Carrière, escribió: “Luis esperó a la muerte por un largo tiempo, como buen español, y cuando murió estaba listo. Su relación con la muerte era como la que uno tiene con una mujer. Sintió el amor, el odio, la ternura, el desapego irónico de una larga relación y no quería perderse el último encuentro, el momento de la unión. ‘Espero morir con vida” me dijo. Al final, fue como había deseado. Sus últimas palabras fueron: “Me estoy muriendo”.

¿Va a estar listo usted? ¿Voy a estar listo?

Hay, como he dicho muchas veces, esencialmente cuatro modos de morir: la muerte súbita; la larga y lenta muerte de la demencia; el arriba y abajo de la muerte por insuficiencia orgánica, donde es difícil identificar si ha llegado el final, tentando a los médicos a seguir el tratamiento siempre durante demasiado tiempo; y la muerte por cáncer, contra el que se puede luchar durante mucho tiempo, pero cuyo final puede intuirse en las últimas semanas. Suicidio, asistido o no, es una quinta, pero la dejo fuera por el momento.

A menudo pregunto a mis audiencias cómo quieren morir, y la mayoría de la gente elige la muerte súbita. “Eso puede ser bueno para ti”, les digo, “pero puede ser muy duro con los que te rodean, particularmente si se deja una relación importante herida y sin cicatrizar. Si quieres morir de repente, vive cada día como el último, asegurándote de que todas las relaciones importantes están en buena forma, tus asuntos están en orden, y las instrucciones para tu entierro cuidadosamente mecanografiadas y en una pancarta o, tal vez mejor, en Facebook. “

La muerte larga y lenta de la demencia puede ser la más horrible, como borrarse lentamente; cuando, finalmente, llega es un ligero beso.

La muerte por insuficiencia de algún órgano, respiratoria, cardíaca o renal, le tendrá usted demasiado tiempo en el hospital y en las manos de los médicos.

Así que la muerte por cáncer es la mejor, la más cercana a la muerte que Buñuel quería y tuvo. Usted puede decir adiós, reflexionar sobre su vida, dejar sus últimos mensajes, tal vez visitar lugares especiales por última vez, escuchar sus piezas favoritas de música, leer poemas queridos, y prepararse, de acuerdo a sus creencias, para conocer a su creador o disfrutar del olvido eterno.

Esta es, lo reconozco, una visión romántica de la muerte, pero se puede lograr con amor, morfina y whisky. Pero hay que mantener alejados a los oncólogos demasiado ambiciosos con lo que dejaremos de malgastar miles de millones tratando de curar el cáncer, para finalmente morir de una muerte mucho más horrible”

Conflictos de interés: Richard Smith morirá, tal vez pronto: tiene 62 años”

Richard Smith fur el editor de la revista BMJ hasta 2004.

Fuente

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Luis Buñuel, Muerte, Richard Smith. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s