Las barreras consolidan las diferencias

En un mundo globalizado, en donde se supone que las fronteras han desaparecido, existe una clase de gente que puede vivir, trabajar y viajar dentro de ciertas áreas protegidassin jamás verse confrontada con el resto de la población del mundo, en particular con aquellos que son más desfavorecidos. ¿Cómo podemos esperar que, en realidad, pertenecen a la misma humanidad? Lo que no se ve, no se contempla. Es obvio que este atrincheramiento es una manera de sobreponerse al miedo que inspiran los otros, pero a menudo el resultado es el opuesto al que se eperaba. Lejos de procurar protección, las barreras consolidan las diferencias, propician el egocentrismo y generan más miedo. La presencia de los muros da pie a una idea, la de que el enemigo está por todas partes, de que es peligroso y anónimo, y de que todas medidas defensivas que se tomen son legítimas.

Michela Marzano

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Globalización, Michela Marzano. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s