Embidia

Es un dolor, concebido en el pecho, del bien y prosperidad agena. (…) Su tóssigo es la prosperidad y buena andança del próximo, su manjar dulce la adversidad y calamidad del mismo: llora quando los demás ríen y ríe quando todos lloran. (…) Lo peor es que este veneno suele engendrarse en los pechos de los que nos son más amigos, y nosotros los tenemos por tales fiándonos dellos; y son más perjudiciales que los enemigos declarados. Esta materia es lugar común, y tratada de muchos: no es mi intento traspalar lo que otros han juntado. Quédese aquí.

Sebastián de Covarrubias

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Embidia, Sebastián de Covarrubias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s