La historia que me cuento

Aunque hay muchas cosas que no podemos controlar, sí ejercemos cierto control sobre nuestras historias. Podemos elegir conscientemente la narración con que nos explicamos el mundo que nos rodea. La responsabilidad indivicual reside en el acto de seleccionar y revisar constantemente lo que nos contamos acerca de nosotros mismos.

A su vez. la historia que nos contamos nos ayuda a interpretar el mundo. Nos guía para que prestemos atención a ciertas cosas y pasemos por alto otras. Nos llevan a considerar que ciertas cosas son sagradas y otras deleznables. Son las estructuras que nos llevan a modelar nuestros deseos y nuestros objetivos. Por lo tanto, aunque la selección de la historia pueda parecer algo difuso e intelectual, es muy potente. La capacidad más potente de que disponemos es la de seleccionar la lente a través de la cual miramos la realidad.

David Brooks

Anuncios
Esta entrada fue publicada en David Brooks. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s