Pan

“¿A qué sabes?” Le pregunté mientras se iba quitando la ropa.

“A pan rico”. Me contestó. Y entonces yo me acordé de que hacía mucho tiempo que el pan ya no me sabía como debe de saber el pan, por muchos tropiezos que le añadan.

Fuente

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Microrrelatos, Pan. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s