Descubrir

El mismo rey Salomón, aunque sobresalía en el esplendor de sus tesoros y magníficos palacios, de sus barcos y de sus navegaciones, en asistencia y servicios, en fama y renombre y cosas de ese jaez, no pretendía sin embargo ninguna de esas glorias y sólo reclamaba para sí la gloria de la investigación de la verdad; por eso él dijo categórico: «La gloria de Dios es ocultar una cosa, pero la gloria del rey es descubrirla»; como si, conforme al inocente juego de los niños, la Divina Majestad se deleitara en esconder sus obras con el fin de que fueran descubiertas; y como si los reyes no pudiesen obtener honor más grande que el de ser los compañeros de Dios en ese juego.

FRANCIS BACON, El progreso de las ciencias (1605)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Francis Bacon, Salomón. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s