Sefl fulfilling prophecy

Un miércoles por la mañana, en 1932, Cartwright Millingville va trabajar. Su puesto se encuentra en el Last National Bank y su despacho es el de presidente. Observa que las ventanillas de las cajas están particularmente atestadas para ser miércoles; todas aquellas que hacen depósitos no son habituales en un día de la semana que está lejos del que se recibe el sueldo. Millingville espera, en lo más profundo de su c orazón, que toda aquella gente no haya sido despedida, y cominenza su tarea cotidiana de presidente. El Last National Bank es una institución sólida y solvente. Todos lo saben, desde el presidente del banco, hasta los accionista, e, incluso, nosotros, pero aquellas personas que hacen cola delante de las ventanillas de las cajas no lo saben; es más, creen que el banco está a punto de quebrar, y que si no retiran lo antes posible sus depósitos, ya no quedará nada para ellos; y así hacen cola, esperando retirar sus ahorros. Mientras que solamente lo han creído y no han actuado en consecuencia, han estado equivocados, pero desde el momento en que lo han creído y han actuado en consecuencia, han conocido una verdad ignorada por Cartwright Millingville, los accionistas y nosotros. Ellos conocen esa realidad porque la han provocado. Su expectativa, su profecía, se ha reallizado: el banco ha quebrado.

Robert  C.Merton

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Robert C. Merton, self fullfilling prophecy. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s