Rubaiyyat

Confórmate en este mundo con pocos amigos. No busques prolongar la simpatía que
alguien te inspiró. Antes de estrechar la mano de un hombre, piensa si ella no te golpeará un día.

***

¡Cuán mísero el corazón que no sabe amar, que no puede embriagarse de amor! Si no amas,
¿cómo podrás comprender la luz enceguecedora del sol y la suave claridad lunar?

****

Sabes que careces de poder sobre tu destino. ¿Por qué la incertidumbre del mañana ha de
causarte inquietud? Si eres sabio, goza del momento actual. ¿El porvenir? ¿Qué puede
traerte el porvenir?

*****

Más allá de la Tierra, más allá del Infinito, buscaba yo el Cielo y el Infierno. Pero una voz
grave me dijo: “El Cielo y el Infierno están en ti”.

******

Nada me interesa ya. ¡Levántate para brindarme vino! Tu boca, esta noche, es la rosa más
bella del mundo… ¡Escancia vino! ¡Que sea carmín como tus mejillas y mis remordimientos
ligeros como tus bucles!

*******

¡Bebe vino! Te dará la vida eterna. El vino es el único capaz de restituirte la mocedad.
¡Divina estación de las rosas, del vino y de los amigos sinceros! ¡Goza del instante fugitivo
de tu vida!

********

Oigo decir que los amantes del vino serán condenados. No hay verdades comprobadas, pero
hay mentiras evidentes. Si los amantes del vino y del amor van al Infierno, vacío debe estar
el Paraíso.

**********

Un poco de pan, un poco de agua fresca, la sombra de un árbol y tus ojos. Ningún sultán
más feliz que yo. Ningún mendigo más triste.

************

Son tantas las seducciones de esta vida, el vino, los hermosos cabellos entre tus manos. ¿Cuántos días te quedan?

****************

¿Eres desgraciado? No pienses en tu dolor y no sufrirás. Si es intensa tu pena en demasía,
evoca los seres que injustamente sufrieron desde la creación del mundo. Elige una mujer de
albos senos y guárdate de amarla. Que ella, a su vez, sea incapaz de amarte.

Omar Khayyam  o, nombre completo,  Ghiyath al-Din Abu’l-Fath Umar ibn Ibrahim Al-Nisaburi al-Khayyami,  “el que hace toldos o que instala las tiendas de la sabiduría”.  Y es que Omar era hijo de un fabricante de tiendas.

Rubaiyyat

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Omar Kayyam. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s