Carlos Castilla del Pino: una autobiografía digna de leerse

Carlos Castilla del Pino (San Roque, Cádiz, 1922-Córdoba, 2009). Por edad y por la curiosidad que mostró hacia el  conocimiento de la sociedad en la que vivía, la autobigrafía de este médico, psiquiatra (¨rojo”) y académico de la lengua merece la pena de leerse. Esta escrita en dos volúmenes. El primero (hasta 1949) se titula Pretérito Imperfecto. Y el segundo (hasta 2003) Casa del olivo, que no sin motivo se abre con una cita de Isaac Walton:

El lector no creerá que tales cosas sucedieron, pero yo estuve allí y lo vi.

El primer volumen se entiende, solo con ver las fechas, recoge el periodo de más y peores cambios de España. También recorre su infancia, juventud y sus años de formación. Todo ello esta recogido en las páginas de una manera minuciosa y abundante. Finaliza con la obtención de una plaza en un dispensario de Higiene Mental y Toxicomanías. La ciudad que elige es Córdoba, a la que llegará, para no salir ya nunca de ella, en octubre de 1949. Y lo vivido a partir de esa fecha es el tema del segundo volumen de la autobiografía.

En conjunto, el interés de esta lectura está, a mi entender, en los siguientes motivos: porque su autor fue testigo de todo lo que cuenta, porque tiene una prosa bien escrita, porque nos habla de una época de España que muchos no hemos conocido (o al menos no hemos vivido desde fechas tan remotas), y, tal vez, algunos, ni siquiera han odio hablar de ella, y, uno más, porque fue un hombre con unas miras intelectuales amplias y profundas que trascendían al campo de la medicina. Y, finalmente, quiero creer, porque fue honesto: al vivir, al practicar la medicina, y al escribir sus recuerdos, más allá de las trampas que la memoria o el ego puedan jugar a quien escribe sobre si mismo. A lo largo de su vida, de su trayectoria vital, va adoptando una actitud política e intelectual, opuesta al régimen que surge tras la guerra civil y a todo el conjunto de valores, de prácticas médicas, sociales, intelectuales y políticas, lo que le granjeó las enemistades de muchos de los prebostes del momento, tanto de la vida política, religiosa, como universitaria (la más grave de todas no haberle concedido nunca una cátedra de psiquiatría) , a pesar de lo cual no abdicó del país ni del trabajo.

Es un testimonio valioso de primera mano (con todas las pegas que se le quieran poner a este tipo de fuentes como instrumento para entender o conocer la historia), de cómo se vivía en Andalucía y en España (él fue quizás uno de los primeros viajeros por la península al final de los 40). De cómo vivió la parte de la guerra civil, siendo adolescente, que le tocó en parte:  matan, los rojos, sin ton ni son (como a todos los que mataron unos y otros) a varios familiares en una sola mañana. Aparecen detalles de la vida cotidiana, atroz en muchos casos por lo mísera, sobrecogedora por la ignorancia más abosoluta en la que vivía la gente, de personas que tuvieron relación con él bien a través del dispensario de Higiene Mental (y las condiciones tan miserables en las que ha ealizar su trabajo) en el que trabajó toda su vida o por otros motivos. Llama la atención su precoz curiosidad inlectual (literaria y médica), su admiración por Ramón y Cajal y Baroja, y su pronta vocación hacia la medicina y la psiquiatría. Tiene gran interés la descripción que hace del nuevo orden social y político que se instaura tras la guerra, el dominio tan absoluto que ejerce en todos los ámbitos de la vida y de la miseria e ignorancia en la que estaba sumido el país.  Otro motivo que hace al libro destacado es el gran número de personas de diferentes ámbitos de la vida social de aquella España con los que el autor tuvo alguna relación o conocimiento (y fueron muchísimas) de quienes comenta la impronta que dejaron en él  o la opinión que le merecieron. En resumen: una lectura muy recomendable.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Carlos Castilla del Pino, Libros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s