Educación y escuela

La escuela actual ya no se sostiene. En lo fundamental tiene el mismo esquema que la de hace más de un siglo. Y en esa época, para unos pocos, la escuela era importante porque en ella se encontraba el saber, aunque solo fuera aprender a leer y escribir (más mal que bien) y las cuatro reglas. Y luego ¡a la calle a ganarse el pan!, que era (y es) donde, al parecer, se aprende de verdad. Para la mayoría acceder a la escuela era simplemente imposible. Hoy en día, en cambio, el conocimineto es muy variado, tiene fácil acceso, es cambiante, parece que no es tan deseable para los jóvenes y no siempre es garantía de un mejor empleo. En tiempos recientes hemos reconocido el derecho a la educación para todos los niños y hemos ido ampliando cada vez más la edad de la escolarización obligatoria, cosechando, como resultado, mayores índices de fracaso escolar. Algo va mal. Alguna o muchas cosas no estamos haciendo bien. Hemos protegido a la infancia con la escolaridad obligatoria, pero, en lo básico, no hemos sabido cambiar la escuela. No son necesarias más leyes de educación (o contra ella), ni más decretos que la encorseten y terminen por asfixiarla. Más reflexión sobre lo que significa saber y aprender; sobre lo que en los tiempos actuales significa conocer, trabajo mejor hecho, recursos optimizados y profesionales mejor preparados y motivados. Y que otros sectores de la sociedad acompañen o no distorsionen esta imagen. Algo de eso hace falta.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Educación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s